CEIM PROPONE REDUCIR COSTES LABORALES E IMPUESTOS PARA CREAR 400.000 EMPLEOS

Los empresarios apuestan, además, por limitar el plazo de duración de la incapacidad temporal, de modo que en seis meses se determine si procede el alta o el paso a invalidez provisional o definitiva

El presidente de la patronal madrileñaCEIM, Juan Pablo Lázaro, ha presentado hoy junto a su equipo el «Plan 400K», un programa multisectorial que recoge 215 medidas como la reducción de costes laborales y cargas fiscales con el objetivo de crear 400.000 empleos en la región durante la presente legislatura. El plan es una batería de propuestas laborales, fiscales, administrativas y sectoriales en los niveles municipal, autonómico y nacional, dirigidas a empresarios y gobiernos para crear 50.000 empleos en su primer año de implantación y 75.000, 125.000 y 150.000 en los sucesivos. Las diferentes comisiones de trabajo de CEIM han incorporado propuestas de empresas y expertos a este programa, entre las que destacan, en el ámbito laboral, no penalizar el despido de trabajadores que tienen cubierta su carrera de cotización siempre que se sustituyan por un desempleado; y reducir un 1 % las cotizaciones sociales a empresas que creen empleo neto. El «Plan 400k» aboga por un año de excedencia en casos de maternidad y fomentar la maternidad con una ley integral de protección que establezca un año de excedencia para el cuidado de los hijos con prestación a cargo de la Seguridad Social y eliminar la obligación de la reducción de jornada por «problemas de gestión» y «discriminación». Esta reforma por la que aboga la patronal CEIM incluye la promoción del teletrabajo, que los gastos por la contratación de servicio doméstico sean deducibles y que las ayudas por guardería no estén sujetos a cotización. En la revisión del régimen de reducción de jornada, los empresarios apuestan por suprimir la obligatoriedad de la reducción de jornada, que el empresario pueda establecer cómo se realiza esta reducción y que el coste de la misma no cargo solo a cargo de la empresas. Luchar contra el absentismo, reducir la fiscalidad en general y especialmente para las pymes, los autónomos y las empresas familiares son otras de las apuestas del plan. Los empresarios apuestan, además, por limitar el plazo de duración de la incapacidad temporal, de modo que en seis meses se determine si procede el alta o el paso a invalidez provisional o definitiva Reforma «valiente» CEIM pide profundizar de forma «valiente» en la reforma laboral, cuyos resultados considera positivos; fortalecer la unidad de mercado, simplificar la administración y generalizar la declaración responsable, en lugar de licencias y permisos, para el inicio de la actividad de las empresas.
El presidente de CEIM ha enmarcado la elaboración del plan dentro de los cinco ejes que planteó cuando alcanzó la presidente, a finales del pasado año: apostar por la transparencia, elaborar unos nuevos estatutos, mantener la independencia respecto a los partidos y organizar un congreso que sirva de «punto de encuentro» para las empresas -será en octubre-. Lázaro ha comparecido junto a los responsables del documento para desgranar sus planteamientos, entre los que se encuentran la reducción «drástica» de las bonificaciones a la contratación para limitarla a colectivos «de especial inserción», otorgar más peso a los servicios privados de contratación frente a los servicios de empleo; y flexibilizar las condiciones del contrato de prácticas. En el ámbito sindical, CEIM propone reducir la representación y horas de actividad sindicales por las facilidades que abren las «nuevas tecnologías»; y eliminar los piquetes informativos, que a su juicio ya no tienen sentido, en una regulación más clara de la ley de huelga. Los empresarios apuestan además en el plan por reforzar la unidad de mercado, modernizar el sector público y velar por el cumplimiento de la ley de morosidad. Limitar las indemnizaciones por despido Creen que hay que profundizar en la reforma laboral y unificar en 20 días por año de servicio con un límite de 24 mensualidades la indemnización en las nuevas contrataciones, tanto por «despido disciplinario» como por «despido económico». El Plan 400K apuesta también por racionalizar las misiones en el exterior y reforzar la Marca España, que no está compitiendo "en la misma medida" que otros países como Alemania, Francia o EEUU. CEIM pide en el documento que se refuercen los controles administrativos en la formación y exista una evaluación permanente de sus resultados. En energía, reclama un marco regulador establece y que se facilite el cambio en los comercializadores de la energía; y en industria, que la Comunidad dé forma a una política integral del sector. La patronal reclama que Madrid sea un hub logístico de «primera magnitud» y que se mantengan las grandes operaciones ya planteadas en la Comunidad, como la Operación Chamartín. En cuando a la inversión pública, reclama que se aumente la que se destina a infraestructuras, así como actuaciones para la eficiencia energética del parque de vivienda. En sanidad, pide la reordenación de los servicios de dependencia y que se les aplique el IVA superreducido; así como el fomento del turismo de salud.